sábado, 16 de agosto de 2008

Historias sobre la comida

Muchos son las cosas que comemos diariamente que por cotidianas no solemos reparar en ellas. Todos nos hemos zampado una bolsa de patatas fritas, tomado un cocktail o usado margarina porque dicen que es más sano. Pero… ¿De donde ha salido todo esto? ¿A quien se le ocurrió la idea?

Pues resulta que algunas han aparecido tras concienzudas investigaciones , otras por una broma e incluso algunas han sido por venganza…


Y es que venganza fue el origen de las populares patatas chips. Ocurrió en 1853, en un afamado restaurante de la localidad turística de Saratoga (New York). Una noche, unos exigentes clientes no hacían más que quejarse de lo mal hechas que estaban las patatas fritas. Decían que eran demasiado gruesas y estaban poco hechas y una y otra vez las devolvían a la cocina diciendo que eran incomestibles. En una de estas, el jefe de cocina George Crum, harto de tanta ida y venida de patatas, preparó una tanda de ellas cortándolas en rodajas lo más fino que le fue posible, luego las frió hasta que le quedaron duras y crujientes y las remató con un buen puñado de sal. Creía que con eso espantaría a eso clientes tan pesados pero no sólo no fue así, sino que volvieron a pedir otra ración de ellas así como los demás clientes del restaurante. El éxito de las peculiares patatas fue total y en un principio recibieron el nombre de patatas Saratoga.


Una broma fue el origen de los cocktail. Fue Betsy Flanagan, una camarera de una modesta taberna durante la guerra de independencia americana, quien tenía costumbre de remover las bebidas que preparaba con una cola de gallo. Un día, un soldado francés que se acababa de tomar una de las bebidas de Betsy gritó entre inglés y francés “Vive le coq tail” es decir, “viva la cola de gallo”. La frase se hizo popular entre los soldados que acudían a tomar los cocktail que además los adornaban con la cola de gallo.


Una investigación científica es el origen de la margarina y fue Napoleón III quien la promovió. En 1869 la mantequilla era escasa y cara, por ese motivo, el emperador ofreció un cuantioso premio en metálico a aquel que encontrara un sustituto más económico para poder alimentar a la población y abastecer a su ejercito. El ganador del concurso fue el científico Merge-Mouries quien, a base de mezclar grasas animales, creo un nuevo producto desconocido hasta entonces. El producto al observarlo por microscopio parecía estar formado por un sinfín de pequeñas perlas por lo que lo llamó margaron, palabra griega que significa “blancura de perlas” que luego cambió para llamarla margarina.



Fuente: http://historiasconhistoria.es

1 comentario:

top ten penny stock dijo...

im your favorite reader here!